Simple, si sabes que necesitan tus clientes y ellos saben que lo puedes satisfacer, el crecimiento es inevitable.
Si mantienes la comunicación con tus clientes y lo haces diciendo lo que ellos quieren escuchar, le das al clavo.
Tu cliente tiene una necesidad, tu empresa tiene la solución, no se logra una conexión entre estos dos puntos de vista comunicándolo de cualquier manera, no corras el riesgo de suponer lo que el mercado está buscando.

Si intentaras venderle una camioneta minivan a una madre con tres hijos, hablándole de la potencia del motor o las ventajas de la computadora de viaje, probablemente lograrás desinteresar al prospecto. Quizá ella esté buscando comodidad y seguridad al dejar a sus hijos en la escuela.
No te desgastes ideando frases o argumentos de ventas que "pudieran funcionar", ya que todo el dinero y esfuerzo que inviertas en publicidad y en vender va a tener poco o ningún beneficio.
Podrás tener lo que tu mercado quiere, pero comunicándolo con las palabras incorrectas, vas a perder la venta.
Encuéstalos, conoce de primera mano lo que quiere tu mercado, cómo lo quiere escuchar y comunícalo de esa manera.
Estas proporcionan una pauta de pasos indispensables para el crecimiento empresarial, pues ya sea que desarrolles mejoras en tu producto o servicio, modifiques tu forma de hacer publicidad, tus precios o cualquiera que sea la necesidad que descubras por parte de tus clientes y clientes potenciales estás haciendo dos pasos necesarios para mantenerte vigente entre ellos; 1) saber que necesitan y 2) hacerles saber que tú cubres esta necesidad, es por eso que las encuestas funcionan en dos direcciones, pues luego de que tienes la información debes hacerles saber masivamente que tú tienes lo que ellos están buscando con las mismas palabras que ellos esperan.
Hay diferentes formas de hacerlas, pero la más efectiva es por supuesto electrónicamente, debido a que es más rentable al no tener que pagar estudios de mercado, lo que además te permite hacerlas con tanta frecuencia como lo necesites y mantener los resultados en tu VCC siempre a la mano.
Esto lo vuelve tan práctico que no hacerlo, sería negarse a crecer.

¿Qué pasaría si con tu CRM, además de poder darle seguimiento a tus clientes, tuvieras la facilidad de hacer encuestas electrónicas?
Funcionaría bajo este orden:
1. Mandas una encuesta electrónica para saber que es lo que la gente espera de tu empresa, producto o servicio.
2. Las respuestas quedan registradas en el sistema, mostrándote cada una y en porcentajes de mayor a menor las diferentes opiniones de tus clientes incluyendo desde el conteo de frases y palabras, hasta diferentes gráficas donde podrás evaluar lo que quiere tu mercado. VCC calcula automáticamente por ti las respuestas, a nivel experto, sabiendo que contabilizar, para obtener la percepción correcta de tus clientes o clientes potenciales.
3. Si cuentas con aquello que tus clientes piden, mandas a tu base de datos desde VCC una campaña donde haces énfasis a eso que ellos buscan.
4. Si aún no cubres esta necesidad, la implementas dentro de tu empresa y vuelves al paso 3.
5. Les das seguimiento a las campañas de manera personalizada mediante VCC.
6. Has aumentado tu rango de ventas.
7. Repites desde el paso 1 de manera permanente, haciendo que tu crecimiento sea constante y acumulativo, perfeccionando tu producto y publicidad cada vez más hasta que aquellas limitaciones del pasado te causen risa.
Ahora nuestro CRM lo tiene todo. Quejarse de ventas bajas, con VCC a tu alcance, resulta imposible.
Hacemos de tu crecimiento un hábito.
No dejes de crecer con VCC